Mi menú semanal/ White Moka

5 claves para tener una despensa en orden Consejos para comprar lo necesario y no saturarla de productos

¡Se acabó lo bueno! Las vacaciones… esa época que esperas todo un año y que se esfuma en un abrir y cerrar de ojos. Pues eso, que ya estamos de vuelta por aquí, con nuevas recetas, nuevos menús, nuevas propuestas para fiestas y muchas cosas más. Aprovechando el fin de las vacaciones, y a poco más de una semana para retomar la rutina de trabajo y colegio, he creído que quizá os podía interesar un post sobre cómo organizo mi despensa.

En Internet hay miles de artículos, imágenes y vídeos sobre despensas perfectas, en las que no falta de nada y está todo tan colocado que da pena tener que usarlo. Antes de nada os digo que mi despensa no es perfecta, ni digna de revista, sólo una despensa normal, de una familia de 4, en la que hay un poco de todo, y de la que después de muchos años he conseguido estar orgullosa.

Reconozco que me ha costado mucho ser ordenada en esta zona de la casa, y durante un largo periodo de tiempo he pecado de tenerla saturada, de no comprobar lo que realmente hacía falta, y de verme obligada a tirar productos que me caducaban después de haber estado en mi despensa meses o incluso años. Por eso, me apetecía compartir con vosotr@s cómo he conseguido tener una despensa en orden siguiendo unas sencillas claves. ¿Te animas a intentarlo?

Claves para tener una despensa en orden

1. Cajas, cestas, botes…

Este tip es fundamental para conseguir el orden deseado en nuestra despensa. No hace mucho que decidí hacerme con unas cajas de plástico de Ikea, con asa, para guardar en ellas los diferentes tipos de alimentos, de tal forma que cada vez que quisiera coger algo de la parte trasera del armario, simplemente con sacar la cesta podría tenerlo todo a la vista. La verdad es que es muy práctico, y a la hora de limpiar las baldas también resulta más cómodo, evitando hacer una montaña con todo lo que tenemos en ella.

También son muy prácticas las cestas de mimbre, que las podemos conseguir de diferentes alturas, según lo que queramos guardar en ellas. Yo por ejemplo tengo una en la parte inferior de la despensa para guardar las patatas, y tengo pendiente coger alguna más para poner en ellas las cajas de las galletas, panecillos…

Los botes son otro indispensable en las despensas. Yo los tengo en la cocina, en una estantería, con productos como la harina, las legumbres, el arroz, la pasta… Los más adecuados son los transparentes para poder ver lo que hay en su interior, pero por ejemplo si tienes diferentes tipos de harinas y no quieres equivocarte, una buena idea es colocar etiquetas con el contenido de cada uno de ellos.

2. Organizar por familias de alimentos

Sin duda, este apartado es fundamental para tener una despensa al día, en la que sea muy sencillo encontrar cada cosa a la primera. Por ejemplo, colocaremos juntos los paquetes sin abrir de harinas; las cosas que usemos para la repostería también lo más cerca posible; los botes de tomate, al lado de los paquetes de pasta, y las latas de conserva…

3. No duplicar alimentos

Al principio me gustaba tener siempre varios paquetes de cada alimento, para no quedarme nunca sin ellos. Pero con el paso del tiempo me he dado cuenta de que eso es un error, porque lo único que haces es que la despensa esté siempre hasta arriba, y que al final te caduquen y tengas que deshacerte de ellas.

Así que, lo mejor es comprar sólo cuando se haya terminado o cuando esté empezado el paquete del producto en cuestión.

4. Hacer inventario antes de hacer la compra

Esta parte está directamente relacionada con la anterior. Y es que si antes de ir a hacer la compra hacemos inventario en nuestra despensa evitaremos comprar de más. Yo apunto todo lo que tengo en ella, y en base a ello, no sólo hago la lista de la compra, sino que también planifico el menú de esa semana, usando productos que ya tengo, un detalle que supone un pequeño ahorro en la cesta de la compra.

5. Colocar por orden de llegada

Por último, es muy importante que cada vez que vayamos a hacer la compra, al llegar a casa y disponernos a colocar las cosas en la despensa lo hagamos siguiendo un orden. Es decir, lo que hayamos traído nuevo lo vamos a situar en la parte trasera, y pondremos delante aquellos productos que ya teníamos en el armario.

Espero que os haya ayudado a dar un nuevo aire a vuestra despensa con estos sencillos consejos, y estaré encantada de recibir vuestras sugerencias e ideas para seguir mejorando. ¡Hasta pronto!

 

Entradas Relacionadas

Sin Comentarios

Leave a Reply