Recetas dulces/ Recetas fáciles/ White Moka

Receta fácil de galletas de mantequilla y limón Cómo hacer deliciosas galletas de limón

¡Hola! Vuelvo por aquí con una nueva receta, una receta que me ha conquistado, y que pienso repetir hasta la saciedad. Mi amor por el limón y los postres que lo llevan es algo un poco fuera de lo común, pero es que es tan maravilloso esa mezcla de dulzor y acidez, que me encanta. Ya dejo de enrollarme, y voy al grano. La receta que os traigo es la de galletas de mantequilla y limón. Muy sencilla y perfecta para hacer una tarde con visita improvisada o con los peques de la casa.

¡Espero que os gusten tanto como a mí!

Ingredientes

225gr de mantequilla
150 gr de azúcar blanco
1 huevo
2 cditas de ralladura de limón
2 cdas de zumo de limón
320 gr de harina
Temperatura del horno: 170º

Elaboración de las galletas fáciles de mantequilla y limón

Antes de nada, lo ideal es tener todos los ingredientes preparados. Yo los suelo pesar en boles individuales y los coloco según el orden de integración en la mezcla, así es más difícil que se te olvide echar alguno de ellos. Precalentamos el horno a 170º.

Empezamos mezclando -yo lo hago en una amasadora pero se puede hacer con unas varillas sin problema- la mantequilla fría, cortada en daditos, con el azúcar. Una vez que consigamos una mezcla homogénea, añadimos el huevo y continuamos mezclando.

Una vez integrado el huevo, incorporamos la ralladura y el zumo de limón, y seguimos batiendo. Por último, agregamos la harina, previamente tamizada, y mezclamos bien hasta su completa integración.

A continuación refrigeramos la mezcla, en el mismo recipiente en el que la tenemos, durante unos 15 minutos. Pasado este tiempo, sacamos la masa y vamos a formar bolas no muy grandes con la ayuda de una cuchara de servir helados (también sirve una cuchara sopera) y las vamos colocando en una bandeja de horno previamente forrada con papel sulfurizado. Dejamos una separación como de unos 4 dedos para evitar que se nos peguen entre ellas a la hora de hornearlas. Para terminar las aplastamos con las manos y si queréis podéis decorarlas con un tenedor (las marcamos con los dientes del tenedor en ambos sentidos).

Horneamos las galletas unos 12 o 15 minutos, o hasta que veáis que empiezan a dorarse por los bordes. Dejamos enfriar nuestras galletas sobre una rejilla durante unos 30 minutos, y ya las podréis pasar a una fuente o a cualquier recipiente donde vayáis a conservarlas.

¿Os animáis a hacerlas y a contarme qué os han parecido?

Entradas Relacionadas

Sin Comentarios

Leave a Reply